LA ÚLTIMA CENA

La noche de fin de año fue de lo más especial; Lo celebramos al más puro estilo finlandés.
Para empezar, cenamos en un restaurante decorado con artículos de Laponia, relacionados con el bosque, la naturaleza, técnicas de caza o pesca que daban un toque genuino al comedor, ambientándolo con las costumbres locales más tradicionales.
La mesa donde situaron el buffet no era sino una auténtica barca, que en los meses estivales es utilizada para navegar por los lagos de la zona y deleitarse del fascinante entorno o pescar algo en compañía de amigos o familia.
image
Sobre esta mesa encontramos distintos tipos de pan, tan variados en los países nórdicos, horneados a partir de distintos cereales como la avena o el centeno. Alguno crujiente, aunque por lo general son blandos, de tipo molde. Además, el que ellos llaman “pan blanco” es también apto para celíacos.
image
Las sopitas de rigor, que ayudan a mantener el cuerpo a una buena temperatura durante los meses del invierno…Para ésta, la última cena del año, pudimos elegir entre sopa de reno (cocinada con patata, zanahoria y otras verduras), una de mis preferidas por lo sabrosa que está, y crema de champiñones.
image
Varias ensaladas, como la de pasta o la clásica con tomate, lechuga y queso; pescados típicos, como el salmón ahumado y la trucha, carnes básicas para empezar, como las salchichas y albóndigas, o alguna más elaborada para cerrar los platos fuertes, como la de reno, que fue servida en su forma más tradicional. Dicho sea de paso, no importa cuántas veces la coma…¡Me chifla! Es el “poronkäristys”, un estofado de carne de reno que se acompaña con puré de patatas, pepinillos dulces y mermelada de frutos del bosque.
image
De postre, una compota de manzana y avena, y como bebidas cerveza casera sin alcohol, mehu o zumo de bayas, y vino para brindar.
image
A las doce de la noche, hora finlandesa, (en España algún rezagado seguramente terminaba con el segundo plato…) nos reunimos en un lago cercano (congelado, por supuesto) para comer las doce uvas al ritmo de unas campanadas simuladas con una cacerola y una cuchara de metal. ¡Fue divertidísimo! Allí mismo, tuvo lugar una costumbre finlandesa que consiste en poner una pieza de estaño al fuego y dejar que se derrita. Según la forma que adopte serán determinados los augurios para el nuevo año. Como toda gran celebración, no podía estar exenta de bengalas y fuegos artificiales, así que allí nos quedamos contemplándolos, hasta que el frío, o más bien las ganas de combatirlo con unas copas, nos alejaron de aquel hermoso lugar para ponernos a resguardo.
imageimage
image
Allí estuvimos, en la cabaña de uno de los nuestros, tomando ron hasta que el cansancio se hizo presente.
Fue sin duda una original manera de despedir el 2013, este año que tantas cosas buenas ha traído, y que a pesar de algunos baches, como supongo tenemos todos ¡volvería a repetir encantada!

Anuncios

ICE HOTEL: SNOW VILLAGE

image

Escribo desde la habitación 257 del hotel Sokos Levi, en el que me hospedo durante este puente en Laponia.
Con mis calcetines de lana y mi té casi hirviendo, trato de entrar en calor.
Este puente no hemos tenido las mejores condiciones climáticas, para ser franca…Si bien las previsiones anunciaban una ola de frío algo atípica para este comienzo de Diciembre, la realidad ha sido bastante peor… Hemos llegado a los -37 grados y esto ha dificultado la comodidad en muchos momentos, pero este es, sin duda, un destino de campeones y ya sabemos que estas cosas pueden suceder.
image

Al parecer, el líquido descongelante que utilizan los aviones sólo surte efecto a temperaturas superiores a -32′, por lo que nuestro avión no estaba operativo y no ha sido posible que hoy regresáramos a casa, como teníamos previsto…
Al recibir la noticia, todos hemos quedado algo desconcertados. Había planes hechos y compromisos que atender en este lunes ordinario, sin embargo, no debemos olvidar que a pesar de habitar cómodamente las ciudades y tener el poder de muchas circunstancias, el hombre especie sigue sometido a la naturaleza en numerosas ocasiones. No somos tan grandes como pensamos…Pues bien, esta ha sido una de esas ocasiones. Nadie enciende la luz del frío, simplemente, llega.

Dice el refrán que no hay mal que por bien no venga, así que hemos aprovechado el día extra en Laponia con una visita al hotel de hielo en Lainio, cerca de Ylläs y Levi.
Al llegar a Snow Village, o “la ciudad de hielo”, nos han recibido cálidamente para ofrecernos una visita guiada por su interior. Hemos llegado a tiempo para el bautismo de la temporada, ya que el hotel abrirá sus puertas por vez primera en este invierno mañana, 10 de Diciembre.
image

image

image

Cada año desde hace ya trece, cuando las temperaturas bajo cero comienzan a helar los lagos y ríos, se preparan para ponerse manos a la obra. Este año, fue el día 14 de Noviembre cuando los 20.000 metros cuadrados de terreno comenzaron a ser edificados. Se pretende hospedar alrededor de unos 3000 usuarios (el año pasado fueron 2500) en estas frescas instalaciones hasta probablemente finales de abril, cuando la primavera traiga consigo un delicioso sol, que será el verdugo de este hotel de hielo y nieve…
Si bien cada primavera se derrite y cada invierno se reconstruye, nunca tendremos la posibilidad de verlo igual en años distintos, puesto que cada vez se edifica y decora de un modo distinto, invitando a arquitectos y escultores de hielo venidos de diferentes lugares del mundo. Chinos y Belgas fueron algunos de los protagonistas este año, quienes con sus manos y cinceles han creado cosas tan hermosas como las que se aprecian en las fotos que aparecen más abajo.
Para ello, utilizaron cerca de 300.000 kl de hielo claro y transparente de las límpidas aguas de los lagos finlandeses ¡¡¡Y ni más ni menos que 1,5 millones de kl de nieve!!!
Y si estos son los materiales utilizados en su construcción, más de uno se estremecerá tan sólo de pensar en el frío que debe de hacer allí dentro, sin embargo, comparado con el exterior, este resulta un acogedor hotel, cuyas instalaciones oscilan entre los -2 y los -5′, lo que permite pasear por su interior con ropa térmica, sin necesidad de abrigarse en exceso…
Para dormir, sin embargo, tendremos unos sacos tan calentitos ¡que no será necesario utilizar pijama! Al contrario, es aconsejable vestirse con la menor ropa posible para evitar que ésta forme una película, impidiendo que el saco nos transmita calor suficiente. Eso sí, a pesar de envolvernos con un saco, ¡dormiremos sobre una auténtica cama de hielo! 🙂
Podremos elegir entre las treinta habitaciones disponibles (diez de las cuales son suites), cada una de ellas decorada de forma única y genuina.
image

image

image

image

image

image

Para los más románticos, existe una capilla de seis metros de altura y otros seis de grosor en el muro, donde se celebran bodas (150 por año aproximadamente). Normalmente, tanto los novios como los invitados utilizan sus mejores trajes para un día tan especial, y puesto que la temperatura está algo enfrentada a la moda, las ceremonias no suelen sobrepasar los 5 o 10 minutos.
Para quien quiera disfrutar de las instalaciones, existe también la posibilidad de comer o cenar en su restaurante donde se ofrecen menús preparados a base de alimentos típicos de la zona: salmón, champiñones, pescado de agua dulce… Y para los más animados, también hay un bar donde se puede tomar en un chupito de hielo cualquier refrigerio con graduación para olvidarnos del frío por un rato…

image

image

image

Para más información, podéis echar un vistazo a su página web: http://www.snowvillage.fi
Ya a punto de ponerme el pijama y dormir plácidamente durante mi última noche en Laponia este viaje, sólo me viene una frase a la cabeza…”Al mal tiempo…¡¡¡¡¡BUENA CARAAAAA!!!!!” 🙂

PREPARANDO MI VIAJE A LAPONIA

preparando-mi-via VI

Pocas cosas son tan agridulces en la vida como la sensación que surge el día antes de un viaje.
Una sensación muy parecida a la que tienen los actores minutos antes de salir al escenario: la combinación de nervios y deseo al mismo tiempo. Una inquietud muy placentera.
Y esto es lo que afortunadamente me sucede. Poco importa cuántas maletas haya hecho en la vida, al final siempre acabo poniendo mis lóbulos parietales perdidos de ese “Qué” nebuloso…
¿“Qué” será lo primero que vea? ¿”Qué” lo primero que utilice? ¿”Qué” echaré de menos en mi maleta? A pesar de conocer el destino, sigo sin saber 100% lo que encontraré mañana y a quién. Un viaje siempre trae cosas nuevas, y eso es probablemente lo que tanto me engancha: la incertidumbre del explorador. La exposición al suceso.

Lo cierto es que al preparar un viaje me encanta ambientarme y como si de un auténtico rito se tratara, preparo una taza de té que me acompaña humeante hasta mi cuarto. Enciendo unas velitas y pongo algo de música. Algo típicamente finlandés:
-Katri Helena: http://www.youtube.com/watch?v=VBACy9NVIgA
-Kari Tapio: http://www.youtube.com/watch?v=KcGdmOpYugA
-Juha Tapio: http://www.youtube.com/watch?v=35d8XHYoVq8

Preparando mi viaje a Laponia V

Cuando quiero leer algunas noticias curiosas sobre Laponia (y Finlandia en general), dedico un buen rato al blog de mi amigo Julián, que es mil veces mejor que un domingo en el cine!
http://www.elblogdefinlandia.com
Cuando quiero ver el tiempo en Finlandia, suelo utilizar esta página web: http://ilmatieteenlaitos.fi Es bastante precisa y la misma que utiliza mi amiga Ansku, finlandesa de pura cepa, así que no debe de estar muy equivocada…
Parece que este fin de semana llegaremos a los -19*, así que todo ha de estar muy bien pensado.
Dice un refrán noruego (y estos de frío entienden bastante): “Det er ikke dårling vaer bare dårlig klaer”, que viene a ser algo así como “no existe mal tiempo, sino mal abrigo”. Y contrariamente a lo que muchos puedan pensar, ante temperaturas tan bajas y si además vamos a hacer deporte, no vale con ponerse ropa y más ropa sin seguir orden alguno, sino que todo tiene una estrategia. Así que para evitar sentirnos incómodos y no disfrutar el 100% de lo que estamos experimentando a causa de la temperatura, hemos de aprender ciertas normas básicas que nos serán de gran ayuda.
Vestirse en lugares tan fríos sigue una estrategia básica, basada en utilizar los tejidos apropiados y varias capas para las diferentes temperaturas que alcancemos cada día (hay que tener en cuenta que no nos abrigamos igual para hacer deporte que para estar parados en el exterior o para comer en interior antes de reanudar las actividades afuera). Habremos de diferenciar entre las capas interiores que tienen como función aportarnos calor (y han de ser transpirables Si vamos a realizar deporte) y las exteriores, que hacen el efecto cortaviento e impermeable.

-SISTEMA DE CAPAS:
Utilizaremos varias capas que nos permitan abrigarnos y desabrigarnos con facilidad en función de lo oportuno en ese momento.
Lo más apropiado sería:

1) CAPA INTERIOR:
-marianos/ calzones largos/ pantalones térmicos
-camiseta térmica transpirable
-calcetines térmicos transpirables / calcetín de lana (si las temperaturas son excesivamente bajas podríamos usar dos calcetines de lana)

2) CAPA MEDIA:
-pantalón de pana holgado
-jersey de lana/ forro polar

3) CAPA EXTERIOR:
– mono/ pantalón+ chaqueta de nieve (normalmente, el receptivo que nos ofrece las actividades nos provee de esta última capa)

4) COMPLEMENTOS:
– manoplas ( son más útiles que los guantes, puesto que al mantener los cuatro dedos juntos, se transmiten calor entre ellos)
-gorro de lana (¡Atención! Evitar aquellos con un punto gordo con agujeros por los que pasa el aire. Mis preferidos son los de lana con polar por dentro 🙂
-bufanda o braga que abrigue (meterla por dentro de la chaqueta exterior, que hará la función de corta vientos)
-pasamontañas: sólo será necesario cuando montemos en moto de nieve y a temperaturas muy bajas, ya que el viento puede cortarnos la piel. (También esto lo ofrece el receptivo con quien hacemos las actividades, cuando nos da el casco y las instrucciones para montar en moto de nieve)
-Una gran sonrisa: ¡Es esencial para hacer frente al frío! Igual que en el deporte, combatir temperaturas tan bajas tiene un alto factor psicológico. Algo básico para no pasar frío es olvidarse completamente de él una vez que hemos salido de casa y llevamos la ropa apropiada. ¡No hay que el objetivo final del viaje es disfrutar!! 🙂
-Nota 1: evitar el algodón, que no transpira, y al sudar haciendo deporte estas prendas permanecen mojadas llevándonos a la sensación incómoda de frío, resfriados, etc.
-Nota 2: recurrir a prendas holgadas nos ayudará a crear una capa de aire caliente entre el cuerpo y la ropa que mantenga la temperatura idónea para nosotros.
-Nota 3: evitar el uso de cremas hidratantes o solares ya que tienen un porcentaje de agua y esta puede congelarse y herirnos la piel. En lugar de aplicarlas por el día, lo haremos por la noche, antes de dormir.

*Pequeños gestos que nos ayudarán a regular nuestra temperatura:
-estar bien alimentados: llevar una alimentación saludable y completa es necesario para que nuestro cuerpo reaccione contra el frío.
Si vamos a pasar el día en el exterior a temperaturas varios grados bajo cero, es muy importante tomar un buen desayuno.
-tomar bebidas calientes a lo largo del día: hacer un descanso para tomar una tacita de té, café, chocolate o zumo de bayas caliente es una buenísima idea!
-llevar en el bolsillo una barrita energética, frutos secos o una chocolatina para tomar a media mañana.
-nunca estar parado en exterior. Aunque estemos esperando a que el pez muerda el anzuelo o cualquier otra situación, es muy útil dar unos saltitos o echar una carrera de vez en cuando
-frotarnos las manos una contra otra.
-si tenemos los pies muy fríos, debemos quitarnos las botas, comprobar que el calcetín sigue seco y frotar un pie contra el otro antes de calzarnos nuevamente.
-Llevar unos calcetines de sobra en la mochila, así, si se calan los que llevamos puestos, podremos cambiárnoslos!

Así que, en mi maleta, además de toda esta ropa, siempre llevo unas barritas de cereales que pueda llevar en la mochila. Por supuesto, en Laponia hay tiendas donde podría comprarlas, pero nunca se cuándo tendré tiempo de hacerlo. Y además, ya sabemos cómo nos mola a los españoles eso de llevarnos el papeo de casa, como si no hubiera comida en otros países! Jajaja…Mis amigos guiris siempre se han reído cuando nos ven llevar esos míticos paquetes de jamón y lomo que te da tu tía Pili con mucho amor…
Bueno, pues alguno de esos habré de meter también en la maleta para Julián, que allí lo echa de menos. Para mis amigos finlandeses, sin embargo, llevaré otras cosas que se les hacen más ilusión, como una botellita de vino, bastante más cara allá arriba de lo que podemos encontrarla aquí…

Otras cosas útiles para este viaje: un botiquín básico, cargador de móvil y iPad, una buena crema de manos y vaselina, unas bolsitas de mis infusiones preferidas (últimamente tomo bastante sweet chili de Yogi Tea, que siempre tienen una variedad estupenda de tés), bikini y fip flops para una posible piscina, spa e incluso sauna! (aunque ésta se toma desnuda). Un frontal con el que adentrarse en el bosque para buscar Auroras Boreales (sólo para caminar un poco, luego ha de apagarse, claro…), un cuaderno de bitácora y una buenísima energía y predisposición.
Prepando mi viaje a Laponia I

Preparando mi viaje a Laponia II

Preparando mi viaje a Laponia III

¡Ya estoy lista para inaugurar este invierno en Laponia!

¡FELIZ PUENTE! 